Muchos de nosotros eventualmente decidimos sin consultar con un especialista tomar un medicamente que ya conocemos y que nos ha ofrecido buenos resultados para un malestar especifico. Hacerlo de forma puntual en la dosis correcta y por poco tiempo por lo general no suponen mayores inconvenientes, los problemas usualmente se presentan cuando incurrimos en la automedicación indiscriminada desatendiendo las advertencias que claramente se indican en el prospecto.

Los medicamentos que mayormente se abusan son los analgésicos, antinflamatorios, antiespasmódicos y de forma particularmente imprudente, hay quienes de auto prescriben antibióticos atribuyendo cualquier proceso febril a una infección bacteriana siendo que la mayoría de las veces se trata de un proceso viral que seguirá su curso. Tomemos o no el antibiótico, los riesgos de la automedicación indiscriminada puede ocasionar serios problemas de salud que varían según el tipo de fármaco. De forma amplia podemos hablar de daño renal, muchas veces irreversible y de lesiones gastrointestinales. Además, existe una serie de riesgos asociados como toxicidad, dependencia inefectividad o resistencia que ocurre principalmente con el uso frecuente e inadecuado de antibióticos, además de interacciones cuando se combinan fármacos que no deben tomarse juntos y enmascaramiento de otros procesos clínicos a veces graves con el consecuente retraso en el diagnóstico y tratamiento.

Recordemos que el hecho de adquirir un medicamento sin receta no autoriza su uso indiscriminado. Podemos hacer una automedicación responsable por un periodo corto y sin exceder la dosis recomendada únicamente si conocemos muy bien nuestros síntomas y la reacción de nuestro organismo a determinado fármaco en caso de que el malestar no ceda debemos suspender el medicamento y visitar a un especialista.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?