Go to Top

Cuando fallece una persona, ocho pueden salvarse con la donación de órganos

La donación no solo se hace cuándo fallece una persona también está el donante vivo que por voluntad propia dona un órgano para beneficiar a una persona.

Mucho se habla de la importancia de donar órganos pero en realidad poca gente se involucra en este acto solidario de salvar una o varias vidas a partir de la donación.

De acuerdo a los estándares de donaciones de órganos en España, existen 35 donantes por cada millón de habitantes, en Argentina 20 donantes y en el Perú dos donantes por cada millón de ciudadanos.

Tal vez las creencias, los mitos, los miedos, la falta de información o raíces culturales impiden que la donación de órganos se incremente en nuestro país.

Es muy importante que todos sepamos que cuando una persona fallece y cuyo cuerpo se encuentra en óptimas condiciones puede donar hasta 12 órganos y salvar la vida de 8 personas con enfermedades incapacitantes y terminales.

La donación no solo se hace cuándo fallece una persona también está el donante vivo que por voluntad propia dona un órgano para beneficiar a una persona, casi siempre sucede cuando se trata de un caso familiar.

Hace más de 40 años se realizó en nuestro país el trasplante de órganos siendo el primero el del riñón, luego se realizaron trasplantes de corazón, cornea, médula ósea, hígado y pulmón.

Y aunque falta una cultura de donación hasta el momento 35 mil peruanos aproximadamente aparecen como donantes en su DNI. De acuerdo a la Organización nacional de donación y trasplantes (ONDT)  en los últimos tres años se cuadruplicaron los donantes, es decir se hizo efectiva la donación que salvó la vida de otras personas. Sin embargo  más de 9 mil personas esperan un trasplante.

Según las autoridades del Programa Nacional de Trasplante de órganos y tejidos de Essalud al menos dos personas mueren al día en el país esperando un trasplante de hígado, riñón o corazón.

Aparte de poder donar el corazón, el hígado, el páncreas, el pulmón, se pueden trasplantar también tejidos como la piel, médula ósea, huesos, córneas, tendones y válvulas cardiacas.

Agregue un comentario